ABOUT

¿CÓMO NACIÓ LA MARCA?

Mucho antes de ser madre, en 1996, cuando empezaba la carrera, la elección de la profesión y los sueños de futuro que mis padres tenían para mi estaban ligados a una profesión más convencional. Esto me llevó a trabajar en banca durante 16 años, de los cual aprendí mucho como persona y como profesional. Disfrutaba de mi trabajo, lo vivía intensamente.

Al cabo de unos años llegaron mis hijos y se avivó en mí la necesidad de dedicarme a aquello para lo que sentía que había nacido, crear…Diseñar era lo que había imaginado desarrollar desde niña. Era por lo que me latía el corazón.

Nunca hubiera soñado abandonar esa carrera profesional por el diseño.

Los primeros 5 años de Ansa per Ansa fueron difíciles, ya que combinaba mi labor de madre, empleada de banca y a la vez, la creación de una incipiente empresa. Ya en 2015 me encontré físicamente y emocionalmente agotada. Mi corazón y mi cabeza no querían seguir en el mundo financiero, lo tenía claro. Fueron muchos meses de lucha interna, hasta que llegué a escucharme de verdad y averigüé en dónde quería estar. Lo que de verdad deseaba era vivir de Ansa per Ansa y de ese pequeño mundo que alimentaba  mi ilusión. Un sueño que he cumplido y en el que la vocación y la motivación me impulsan cada día.

Ansa per Ansa  es el nombre de una canción que me cantaba mi abuela Margarita,  un recuerdo de mi infancia.

Con solo escuchar la primera estrofa me transporto ante la gran mujer que me inspira día a día, mi abuela. Era una mujer sencilla de un pequeño pueblo de Menorca,  Ferreries. Cantando “Ansa per ansa” y cogiendo el capazo cada una por una asa,  el camino del mercado a casa con el cesto rebosante de verduras y frutas,  se convertía en el juego más divertido del día.

A ella le debo mi creatividad, mis ganas de inventar, innovar y utilizar mis manos para crear algo que perdure en el tiempo y que, quizás, construya un lazo entre dos personas como el que yo tenía con ella.





Nuestros bolsos no existirían si no fuera por la pasión y dedicación de las personas que me ofrecen sus manos para la confección. Ellos son las que cosen con amor cada uno de nuestros productos.

Cada uno de estos artesanos tienen la virtud de trabajar de manera limpia y minuciosa. Por ello, quiero agradecerles su labor y trabajo bien hecho. Realizado con la misma ilusión cada día, colección tras colección.

Cuando empecé con Ansa per Ansa en el año 2010, no tenía ni idea de hacia dónde me llevaría este viaje. Ahora estoy segura que la vida me tenía preparado conocer a tan buenos profesionales y mejores personas…mil gracias a todo el equipo!





Hoy estoy orgullosa de que todos los elementos de Ansa per Ansa sigan siendo el reflejo de mi persona y de mis valores.

Mi visión es crear bolsos hermosos para mujeres maravillosas. Es querer transportar hacia esa persona un pedacito del entorno que nos rodea, de la vida isleña. Es conseguir que nuestra clienta sea esa mujer que desee sentirse libre para encontrarse a sí misma. Encontrar la paz interior sin renunciar a los ritmos de nuestro alrededor en el día a día. Transportar la esencia de la marca hacia ti, y que lo sientas tuyo y lo disfrutes.


LA VIDA EN MENORCA
El ritmo en la isla es diferente, pausado. Todo a su tiempo. Aunque es evidente que todos tenemos nuestro día a día y el estrés se siente en nuestras entrañas, poseemos la capacidad de poder desconectar al momento y reconectarnos con nuestra esencia interior.

Estamos rodeados de mar, muchos de nosotros vivimos a 5 minutos andando de pisar la arena y sentir el agua en nuestros pies. Este es mi caso por ejemplo, y os aseguro que es un lujo del que no nos queremos despegar.

Por ello, Ansa per Ansa quiere llegar a ti y que sientas el mar a tus pies, huelas a sal marina, y escuches el ruido de las olas contra las rocas. A esto lo llamamos pura vida, y quiero que también sea para ti.